Hace 67 años nacía la primera moto argentina, de baja cilindrada y bajo precio que, en el marco de la creación del IAME (Industrias Mecánicas y Aeronáuticas del Estado) por el General Perón en 1951 para encomendarle la producción de automóviles, vino a cubrir la demanda de sectores de pocos recursos económicos que necesitaban recorrer distancias considerables para ir a las fábricas, al calor del proceso industrial impulsado entonces desde el Estado.

Según palabras del General “La industria privada no podía ponerse en esto porque se necesitaban muchos capitales, muchas decisiones y era exponerse a perder unos pesos y las empresas privadas no están en esto siempre tan decididas como nosotros”. La producción inicial fue de 10 mil unidades y, hasta 1966, se fabricaron más de 100 mil.