Un país que financia la gratuidad de la enseñanza universitaria, es un país que garantiza la movilidad social ascendente y que pone la fuerza de nuestros jóvenes y nuestro pueblo al servicio del desarrollo de un proyecto basado en el conocimiento y en el trabajo.