El presupuesto nacional educativo sufrió un ajuste del 35% durante la gestión de Macri. Lo asignado a políticas socioeducativas para el 2020 es apenas el 6% de lo que era en 2016; la inversión en educación técnica representa el 0,04% de los Ingresos Corrientes, un -0,16% de lo que indica la Ley 26.058; en infraestructura y equipamiento el presupuesto 2020 es un 75% menor con respecto al de 2016.

La educación pública es un derecho que hay que preservar y desarrollar. Un plan de gobierno no puede contemplar recortes y restricciones de derechos. Cuando Alberto Fernandez dice que «las sociedades con menos derechos, son peores sociedades» es una posición clara de la Argentina que se viene.