El día del escritor se estableció en conmemoración a Leopoldo Lugones quien nació el 13 de junio de 1874 y fue el primer presidente de la Sociedad de Escritores. Uno de los precursores del modernismo con Rubén Darío, el primer movimiento literario surgido en América Latina. Instigador del debate político de la época, anunció la llegada de la hora de la espada a América. Apoyó el golpe de Uriburu contra Irigoyen. Animador de un célebre contrapunto literario con Borges.

Cuando le propusieron ser presidente de la Sociedad de Escritores puso como condición elegir a sus colaboradores, entre los que convocó estaban Horacio Quiroga como vice, Manuel Gálvez, Samuel Glusberg, Baldomero Fernández Moreno, Alberto Gerchunoff, Augusto Rodríguez Larreta, entre otros.

¨Cuando Horacio Quiroga renunció a la vicepresidencia para irse a su hábitat misionero, Lugones aceptó que se la ofreciera yo a Jorge Luis Borges. Éste muy humildemente me dijo: ¿No le parece demasiado para mí?¨ (Enrique Espinoza, Imágenes de Lugones, Babel, 1981)

La primera lectura recomendada es de él y se llama «El hombre muerto»:
EL HOMBRE MUERTO – LEOPOLDO LUGONES (leer)

Una recomendación más para celebrar el día del escritor.

Un cuento que condensa en la escritura todo lo que debe ser la literatura para sus lectores y su pueblo. Belleza y política, técnica y compromiso. Tema y forma.

Les dejo dos fragmentos de las notas que prologaron «Los oficios terrestres» donde se incluye Esa mujer de Rodolfo Walsh.

¨El cuento titulado Esa mujer se refiere, desde luego, a un episodio histórico que todos en la Argentina recuerdan. La conversación que reproduce es, en lo esencial, verdadera.¨

¨Comencé a escribir Esa mujer en 1961, lo terminé en 1964, pero no tardé tres años, sino dos días: un día de 1961, un día de 1964. No he descubierto las leyes que hacen que ciertos temas se resistan durante lustros enteros a muchos cambios de enfoque y de técnica, mientras que otros se escriben casi solos.¨

Les recomiendo su lectura y guardarla en la biblioteca para releerlo:
ESA MUJER – RODOLFO WALSH (leer)