Eterno y gigante. 45 años después gritar «Viva Perón» expresa la misma rebeldía contra la injusticia y la explotación, la rebeldía del 17, la del luche y vuelve, y esa profunda rebeldía que construyó la Argentina de los días más felices.